Contenido principal del artículo

Estela Ocampo
Universitat Pompeu Fabra
España
Núm. 37 (2016), Contrastes, Páginas 35-48
DOI: https://doi.org/10.24310/BoLArte.2016.v0i37.3292
Derechos de autor

Resumen

El museo etnológico no es solamente el ámbito de exhibición de objetos pertenecientes a sociedades primitivas, sino también es el creador de categorías, parámetros, modelos de comportamiento y comprensión del mundo respecto de ellas. Los objetos provenientes de expediciones coloniales comenzarán lentamente un proceso de reformulación durante el siglo XX, que no será ya el siglo de los museos etnológicos sino el de los museos de arte contemporáneo y de la estetización de los objetos que hoy llamamos de «arte primitivo». El museo etnológico, a lo largo del siglo XX, ha ejercido una gran atracción sobre los artistas. Primeramente es el ámbito en el cual la vanguardia conoce y aprecia las obras de arte primitivo que tanta influencia ejercerán en la formulación de la modernidad. Con posterioridad, será el motivo de reflexión y elaboración por parte de los artistas de las pautas con las cuales la sociedad occidental se ha enfrentado al Otro, de la relación de la cultura occidental y las culturas no-occidentales. Tal es el caso de Hannah Höch, Candida Höfer y Bertrand Lavier.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo