Contenido principal del artículo

Juan Jesús López-Guadalupe Muñoz
Universidad de Granada
España
Núm. 29 (2008), Artículos, Páginas 85-111
DOI: https://doi.org/10.24310/BoLArte.2008.v0i29.4424
Derechos de autor

Resumen

El Ecce-Homo es una de las más felices creaciones de la iconografía cristiana. El tema constituye un trasunto del “Varón de Dolores” profetizado por Isaías, al evocar el momento de la presentación de Jesucristo al pueblo de Jerusalén por parte de Poncio Pilatos, coronado de espinas, revestido de una clámide púrpura y un cetro de caña entre las manos. A partir del Renacimiento, la visión hedonista del cuerpo de Cristo, propiciada por la interpretación de un desnudo de corte clasicista, se aúna con los valores dramáticos y persuasivos que irán abriéndose camino, decididamente, en las interpretaciones barrocas del asunto. El presente trabajo aborda dichas cuestiones, conectándolas con la problemática particular suscitada desde el ámbito de la escultura granadina de la Edad Moderna, con especial incidencia en los matices conceptuales que diferencian la imagen de devoción, que canaliza la experiencia y la contemplación mística en el ámbito privado, de los valores teatrales inherentes a la función procesional.

.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo